Viajes

Extremadura en Vespa en dos días

Vuelta a Extremadura en Vespa-2007

 

Pues fué un reto el realizarnos unos 1.300 Km. en tan solo dos días y sin apenas preparar nada, en un principio íbamos a ir tres pero este último, Miguel Ángel se cayó por motivos personales extremos.

 

Al final decidimos marcharnos Fransitoelvespa y yo(Avespa), no sin antes titubear un poco debido a la meteorología reinante en los días previos a la salida programada en un principio para el viernes con regreso el lunes, que se tuvo que modificar, debido a las lluvias caídas el jueves y el posterior cielo cubierto que apareció el viernes.

 

El Sábado pues, quedamos las dos vespas, la 200 iris de Fransito y mi 125 L en la gasolinera de la carretera de Santiponce sobre las 8,00 de la mañana, allí desayunamos en la venta que se encuentra al lado mientras que esperamos a que se marchara la intensa niebla con la que habíamos salido de casa.

 

Sobre las 9,00 salimos dirección a Llerena por la nacional, por la cual apenas nos encontramos tráfico debido a que el mismo ha quedado desierto al inaugurarse los distintos tramos de autovía de la Ruta de la Plata. De Llerena hasta el Garrobo la carretera es ideal para las motos, cambios de rasante suaves alternados con sinuosas curvas y con nada de trafico.

 

Una vez en el cruce del Garrobo giramos a la izquierda Direccion Aracena y nos introducimos en la nacional, ahí si observamos un incremento del trafico no obstante dispone de un buen arcén para apartarse en caso de peligro y nos dirigimos hacia el cruce en el que nos indica Zufre, antes de llegar a de Higuera de la Sierra.

 

En este cruce cogemos una comarcal y vamos solos prácticamente apareciendo de nuevo la niebla hasta llegar a Santa Olalla de Cala (Km.90), donde paramos en una gasolinera y repostamos para asegurarnos no quedar tirados en los siguientes kms.

 

De ahí salimos cruzando el pueblo dirección Mérida para desviarnos a unos 5 Km. hacia Segura de León y Fregenal dela Sierra(Km. 129), nos encontramos este ultimo pueblo en fiestas, pues se encuentra adornado de banderitas y se ve cierto ambiente de festejos, paramos en un bar típico de pueblo de Extremadura y nos tomamos un refresco mientras que hablamos con el tabernero.

 

Hecha esa paradita para despejar las nalgas y refrigerar las vespas, tomamos dirección a Jerez de los Caballeros pues nuestra intención es llegar a Badajoz Capital sobre el mediodía, las carreteras se encuentran muy bien trazadas en Extremadura, todas muy nuevas en lo que respecta a asfalto y señalización, y el trafico aceptable en cuanto a volumen. La pasada por Jerez de los Caballeros merece la pena (Km. 152) pues desde la misma carretera se ven innumerables espadañas y torres de las iglesias que pueblan tan noble villa extremeña, realizamos algunas fotos mientras descansamos el trasero y realizamos algunas llamadas telefónicas.

 

Sobre las 12,00 p.m retomamos la ruta pasando por el Valle de Matamoros, una especie de puerto con unas preciosas vistas hasta llegar a Barcarrota, donde aledaño a la gasolinera donde repostamos encontramos un chiringuito repleto de “currantes” y paramos a tomarnos un par de vinos de la tierra de barros acompañados de unos pinchos, por cierto barato, barato, a 20 céntimos de euro el chato, hablamos con algunos de la barra y proseguimos.

 

Seguimos Direccion Olivenza (Km.200) son unos cuantos de Kilómetros de llanuras y largas rectas por las dehesas para acabar entrando en Badajoz (Km.226) sobre las 14,00 h,.

 

Quien no haya ido a Badajoz desde hace tiempo se sorprende del crecimiento de la ciudad, se ha convertido en una moderna ciudad que se crece a orillas del Guadiana, donde emergen urbanizaciones y centros comerciales mezclados con bares de copas cerca del puente nuevo, el que parece de Mafre. Nos encontramos cerrado por defunción uno de los bares en los que pensábamos comer, con lo que para no demorarnos en tiempo seguimos dirección carretera de Cáceres para desviarnos hacia Alburquerque, una vez en la carretera de Alburquerque paramos en Valdebotoa a comer, (pueblo de estilo colono del Plan Badajoz) en una venta a orillas de la carretera donde degustamos unos sepias a la plancha y caldereta de venado junto con medio litro de vino. Una vez tomado el correspondiente café para despejarnos de la dormidera que nos entra, cogemos ruta de nuevo sobre las 16,30, llevamos ya 240 Km. y queremos hacer noche en Valencia de Alcántara que se encuentra a unos 80 Km.

 

Discurre esta parte de la ruta entre llanos poblados de arrozales, frutales y regadíos con pueblos colonos del plan Badajoz hasta llegar a l pueblo de Villar del Rey, donde te vas encontrando tanto a izquierda y derecha de la carretera suntuosas fincas dedicadas a la ganadería brava, cada dos por tres, a orillas de la cuneta aparecen lujosas entradas que desembocan en pomposas fincas (se nota que hay parné).

 

Por encima del manillar de nuestras vespas, observamos una colina que asoma entres las llanuras extremeñas, a lo lejos, el Castillo de Alburquerque (Km. 280), subimos hacia la colina y llegamos hasta el centro del pueblo, donde nos tomamos un refresco para posteriormente subir al castillo y realizar unas fotos de los alrededores.

 

Son las 18,30 y se nota la disminución de luz en la época del año en la que entramos, viendo que nos da tiempo de llegar a nuestro primer punto para hacer noche( valencia de Alcántara) aminoramos la marcha , llegando a Valencia de Alcántara sobre las 19,00 h., una vez allí lo primero que hacemos es repostar de nuevo y buscar sitio para dormir, hay varios buenos hoteles, pero nuestro presupuesto no es muy alto, así llegamos al “Hostal Nairobi”, lo regenta una señora mayor, nos lo enseña y debido al cansancio que tenemos tras casi 400 Km. encima de las vespas, decidimos quedarnos esa noche allí, la señora nos deja guardar las vespas en un garaje que tiene a unos 100 metros del hostal, tomamos un wisky con agua para relajarnos mientras nos hacen las habitaciones y nos duchamos para salir y buscar algún sitio donde cenar, la habitación es pequeña y bastante cutre para los 26 leuros que cuesta, pero por lo menos tiene agua caliente y un blando colchón que agradece el cuerpo tras tantos kms.

 

Una vez duchados damos un paseo por el pueblo para estirar las piernas y descansar el trasero( que ya tiene forma del sillón de la vespa), el pueblo es bastante señorial y tiene ambientillo nocturno, se ve bastante gente por la plaza y por la calle principal, donde hay bastantes bares y pubs, por lo visto de allí es una de las ganadoras de operación triunfo, eso se ve en los carteles firmados por ella en la mayoría de los bares del pueblo. Al final nos decidimos por el bar “la Peña”, en una callejuela donde todo el mundo anda viendo “el Madrid”, el bar lo regenta un portugués al que apenas entendemos cuando le preguntamos por la comida, al final tras esperar un buen rato nos sirve una gran fuente de solomillo troceado con pimientos morrones calientes y otra fuente no menos abundante de patatas fritas caseras( no congeladas), acompañadas de cerveza y vino entran que da gusto.

Una vez cenados había que tomar un wisky con agua o una copa mayor o de vaso largo, así que finalizamos de ver el fútbol junto a un cubata en uno de los Púb. del pueblo para acabar posteriormente en la cama del Nairobi.

 

Al llegar me encuentro que detrás del Nairobi hacen el botellón del pueblo con lo que a pesar del cansancio, me cuesta conciliar el sueño.

 

Son las 9,00 am. nos levantamos y tomamos un café con bollería, pagamos a la señora y recogemos las motos del garaje, ahora se nos presenta la cuestión de si tiramos para Portugal (que está a tan solo 12 Km.) o seguimos hacia Alcántara. La verdad es que todo el mundo nos recomendó pasar la frontera pues merece la pena ver el pueblo amurallado de Marvaô, pero el ir y venir ya nos incrementa la ruta en unos 25 kms y nos restaría tiempo en la ruta pues queremos dormir ya hacia el Sur de Extremadura por la zona de Guadalupe o Navalvillar de Pela que se encuentra a unos 400 km de donde estamos.

 

Tomamos pues rumbo hacia Alcántara, desayunamos de nuevo y paramos a tomar unas fotos en el puente Romano tan famoso, cruzamos el tajo y nos encontramos en un pueblo fronterizo con Portugal donde aparecen abandonadas la Aduana y la antigua Comisaría de Policia antes de entrar en Zarza la Mayor.

 

Una vez cruzado el pueblo nos dirigimos hacia Moraleja comienzo de la zona de la Sierra de Gata y preludio de la Hurdes extremeñas, ahí cambia el paisaje y se hace montañoso, encontrándonos tan solo a 25 kms de Ciudad Rodrigo en la provincia de Salamanca ya. Tomamos un refresco en Moraleja y subimos hasta Perales del puerto y Villasbuenas de gata, visitando una especie de piscina natural para desviarnos antes de llegar a Santibáñez el Alto por una carretera secundaria que bordea el embalse de Borbollón en plena serranía de gata, ni Dios por estas carreteras, da miedo que se te rompa la vespa, pues difícil que pase alguien y más difícil encontrar un pueblo por los alrededores.

 

Tras pasar el pantano nos encontramos un camping y preguntamos si dan comidas, así es un menú por 9 leuros que incluye café y vino, allí almorzamos para seguir bajando ya en nuestra ruta Direccion a Coria la capital de la comarca, pasando por pequeños pueblos como Guijo de Galisteo (km 500) y Morcillo, desde este ultimo, cogemos un atajo por una carretera secundaria muy divertida que atraviesa varias fincas que nos llevan hasta Coria.

 

Cruzamos Coria y nos damos de frente con varias motos que vienen seguramente de alguna concentración cercana, vamos hacia el Sureste de Extremadura, nos queremos acercar hasta la zona de Monfragüe. Nos acercamos a Torrejoncillo, para seguir hasta el cruce de Cañaveral, cruzamos la Autovía de la Plata( Cáceres lo tenemos tan solo a 65 Km.), de ahí cogemos una carretera yo creo que terciaria, no se ve a nadie y tiene bastantes curvas y jaramagos a los laterales del asfalto, apareciendo algunos baches en mitad de la carretera cuando menos te lo esperas que mas de un susto nos dan.

 

Llevamos ya bastante tiempo sin repostar y y veo que la aguja de mi moto se acerca a la reserva...ahora se enciende la luz...por fin un pueblo, Serradilla, preguntamos y no tienen gasolinera, nos dicen que la mas cercana está en Torrejón el Rubio a unos 19 Km. para colmo la moto me da un susto, en uno de los badenes a la salida del pueblo, se me salta la pipa de la bujía y la moto se para de repente.

 

A la salida del pueblo nos encontramos con uno de los brazos del tajo, hay subidas y bajadas, las bajadas las aprovecho en punto muerto para no gastar gasolina, nos cruzamos con varios vehículos clásicos( seitas, 124, 2 CV...) que vienen de algún Rally clásico.

 

 

 

Ha sido un reto el realizarnos unos 1.000 Km. aproximadamente en tan solo dos días y poco más( del 22/24 setptiembre) , y sin apenas preparar nada. El reto era (y al final salió) dar la vuelta a Extremadura en vespa en tan solo dos días, la vuelta física, es decir entrar en Badajoz por el suroeste, llegar hacia el norte de Cáceres por el oeste (Zona de Alcántara y Coria), llegar a las Hurdes y bajar por la parte de Monfragüe, Villuercas, Siberia pacense para entrar en la provincia de Sevilla por la Sierra Norte( Alanís, Cazalla de la Sierra). Las motos se han portado fenomenal, uno se da cuenta que con una vespa llegas al fin del mundo, ni un solo pinchazo, tan solo una vez que se me salió la bujía y el cable de freno de la vespa 200 de Fransito que se rompió, por lo demás ni un solo percance a destacar. Las carreteras fenomenales, muy bien asfaltadas, mejores en Extremadura la red secundaria y terciaria que la parte de Andalucía, y la gente bastante amable.

En un principio íbamos a ir tres vespas, pero en el último momento, Miguel Ángel se cayó por motivos personales extremos, al final decidimos marcharnos Fransitoelvespa y yo(Avespa), no sin antes titubear un poco debido a la meteorología reinante en los días previos a la salida, programada en un principio para el viernes con regreso el lunes, que se tuvo que modificar, debido a las lluvias caídas el jueves y el posterior cielo cubierto que apareció el viernes. De equipaje, un impermeable, un par de mudas, una bomba de inflar, las herramientas básicas y una chupa para el frió de la mañana, aparte del litro de Castrol TTS correspondiente y que nos ha durado todo el Viaje.

El Sábado pues, quedamos las dos vespas( la 200 iris de Fransito y mi 125 L) en la gasolinera de la carretera de Santiponce sobre las 8,00 de la mañana, allí desayunamos en la venta que se encuentra al lado mientras que esperamos a que se marchara la intensa niebla con la que habíamos salido de casa.

Sobre las 9,00 salimos dirección Llerena por la nacional por la cual apenas nos encontramos trafico debido a que el mismo ha quedado desierto al inaugurarse los distintos tramos de autovía de la Ruta de la Plata. De Llerena hasta el Garrobo la carretera es ideal para las motos, cambios de rasante suaves alternados con curvas y con nada de trafico.

Una vez en el cruce del Garrobo giramos a la izquierda Direccion Aracena y nos metemos en la nacional, ahí si observamos un incremento del trafico no obstante dispone de un buen arcén para apartarse en caso de peligro y nos dirigimos hacia el cruce en el que nos indica Zufre, antes de llegar a de Higuera de la Sierra.

En este cruce cogemos una comarcal y vamos solos prácticamente apareciendo de nuevo la niebla hasta llegar a Santa Olalla de Cala (Km.90), donde paramos en una gasolinera y repostamos para asegurarnos no quedar tirados en los siguientes kms.


De ahí salimos cruzando el pueblo dirección Mérida para desviarnos a unos 5 Km. hacia Segura de León y Fregenal dela Sierra(Km. 129), nos encontramos este ultimo pueblo en fiestas, pues se encuentra adornado de banderitas y se ve cierto ambiente de festejos, paramos en un bar cutre y nos tomamos un refresco mientras que hablamos con el tabernero.

Tomamos dirección Jerez de los Caballeros pues queremos llegar a Badajoz capital sobre el mediodía, las carreteras muy bien trazadas en Extremadura, todas muy nuevas respecto a asfalto y señalización se refiere, y el trafico aceptable en cuanto a volumen. La pasada por Jerez de los Caballeros merece la pena(Km. 152) pues desde la misma carretera se ven innumerables espadañas y torres de las iglesias que pueblan tan noble villa extremeña, realizamos algunas fotos mientras descansamos el trasero y hablamos por teléfono.

Sobre las 12,00 p.m retomamos la ruta pasando por el Valle de Matamoros, una especie de puerto con unas preciosas vistas hasta llegar a Barcarrota, donde aledaño a la gasolinera donde repostamos encontramos un chiringuito repleto de “currantes”y paramos a tomarnos un par de vinos de la tierra de barros acompañados de unos pinchos, hablamos con algunos de la barra y proseguimos.

Seguimos Direccion Olivenza (Km.200) para entrar en Badajoz(Km.226) sobre las 14,00 h. , QUIEN NO HAYA IDO A Badajoz desde hace tiempo se sorprende del crecimiento de la ciudad, se ha convertido en una moderna ciudad que se moderniza a orillas del Guadiana, donde emergen urbanizaciones y centros comerciales mezclados con bares de copas cerca del puente nuevo. Nos encontramos cerrado por defunción uno de los bares en los que pensábamos comer, con lo que para no demorarnos en tiempo seguimos dirección Cáceres para desviarnos hacia Alburquerque, una vez en la carretera de Alburquerque paramos en Valdebotoa a comer, en una venta a orillas de la carretera donde degustamos unos sepias a la plancha y caldereta de venado junto con medio litro de vino. Una vez tomado el café de postre, cogemos ruta de nuevo sobre las 16,30, llevamos ya 240 Km. y queremos hacer noche en Valencia de Alcántara que se encuentra a unos 80 Km.

Discurre esta parte de la ruta entre llanos con arrozales, frutales y regadíos con pueblos colonos del plan Badajoz hasta llegar a l pueblo de Villar del Rey, donde te vas encontrando tanto a izquierda y derecha de la carretera suntuosas fincas dedicadas a la ganadería brava, cada dos por tres, a orillas de la cuneta aparecen lujosas entradas que desembocan en pomposas fincas (se nota que hay parné).

Por encima del manillar de nuestras vespas, observamos una colina que asoma entres las llanuras extremeñas, a lo lejos, el Castillo de Alburquerque (Km. 280), subimos hacia la colina y llegamos hasta el centro del pueblo, donde nos tomamos un refresco para posteriormente subir al castillo y realizar unas fotos de los alrededores.

Son las 18,30 y se nota la disminución de luz en la época del año en la que entramos, viendo que nos da tiempo de llegar a nuestro primer punto para hacer noche( valencia de Alcántara) aminoramos la marcha , llegando a Valencia de Alcántara sobre las 19,00 h., una vez allí lo primero que hacemos es repostar de nuevo y buscar sitio para dormir, hay varios buenos hoteles, pero nuestro presupuesto no es muy alto, así llegamos al “Hostal Nairobi”, lo regenta una señora mayor, nos lo enseña y debido al cansancio que tenemos tras casi 400 Km. encima de las vespas, decidimos quedarnos esa noche allí, la señora nos deja guardar las vespas en un garaje que tiene a unos 100 metros del hostal, tomamos un wisky con agua para relajarnos mientras nos hacen las habitaciones y nos duchamos para salir y buscar algún sitio donde cenar, la habitación es pequeña y bastante cutre para los 26 leuros que cuesta, pero por lo menos tiene agua caliente y un blando colchón que agradece el cuerpo tras tantos kms.

Una vez duchados damos un paseo por el pueblo para estirar las piernas y descansar el trasero( que ya tiene forma del sillón de la vespa), el pueblo es bastante señorial y tiene ambientillo nocturno, se ve bastante gente por la plaza y por la calle principal, donde hay bastantes bares y pubs, por lo visto de allí es una de las ganadoras de operación triunfo, eso se ve en los carteles firmados por ella en la mayoría de los bares del pueblo. Al final nos decidimos por el bar “la Peña”, en una callejuela donde todo el mundo anda viendo “el Madrid”, el bar lo regenta un portugués al que apenas entendemos cuando le preguntamos por la comida, al final tras esperar un buen rato nos sirve una gran fuente de solomillo troceado con pimientos morrones calientes y otra fuente no menos abundante de patatas fritas caseras( no congeladas), acompañadas de cerveza y vino entran que da gusto.
Una vez cenados había que tomar un wisky con agua o una copa mayor o de vaso largo, así que finalizamos de ver el fútbol junto a un cubata en uno de los Púb. del pueblo para acabar posteriormente en la cama del Nairobi.

Al llegar me encuentro que detrás del Nairobi hacen el botellón del pueblo con lo que a pesar del cansancio, me cuesta conciliar el sueño.

Son las 9,00 am.y es Domingo, nos levantamos y tomamos un café con bollería, pagamos a la señora y recogemos las motos del garaje, ahora se nos presenta la cuestión de si tiramos para Portugal (que está a tan solo 12 Km.) o seguimos hacia Alcántara. La verdad es que todo el mundo nos recomendó pasar la frontera pues merece la pena ver el pueblo amurallado de Marvaô, pero el ir y venir ya nos incrementa la ruta en unos 25 kms y nos restaría tiempo en la ruta pues queremos dormir ya hacia el Sur de Extremadura por la zona de Guadalupe o Navalvillar de Pela que se encuentra a unos 400 km de donde estamos.

Tomamos pues rumbo hacia Alcántara, desayunamos de nuevo y paramos a tomar unas fotos en el puente Romano tan famoso, cruzamos el tajo y nos encontramos en un pueblo fronterizo con Portugal donde aparecen abandonadas la Aduana y la antigua Comisaría de Policia antes de entrar en Zarza la Mayor.

Una vez cruzado el pueblo nos dirigimos hacia Moraleja comienzo de la zona de la Sierra de Gata y preludio de la Hurdes extremeñas, ahí cambia el paisaje y se hace montañoso, encontrándonos tan solo a 25 kms de Ciudad Rodrigo en la provincia de Salamanca ya. Tomamos un refresco en Moraleja y subimos hasta Perales del puerto y Villasbuenas de gata, visitando una especie de piscina natural para desviarnos antes de llegar a Santibáñez el Alto por una carretera secundaria que bordea el embalse de Borbollón en plena serranía de gata, ni Dios por estas carreteras, da miedo que se te rompa la vespa, pues difícil que pase alguien y más difícil encontrar un pueblo por los alrededores.


Tras pasar el pantano nos encontramos un camping y preguntamos si dan comidas, así es un menú por 9 leuros que incluye café y vino, allí almorzamos para seguir bajando ya en nuestra ruta Direccion a Coria la capital de la comarca, pasando por pequeños pueblos como Guijo de Galisteo (km 500) y Morcillo, desde este ultimo, cogemos un atajo por una carretera secundaria muy divertida que atraviesa varias fincas que nos llevan hasta Coria.

Cruzamos Coria y nos damos de frente con varias motos que vienen seguramente de alguna concentración cercana, vamos hacia el Sureste de Extremadura, nos queremos acercar hasta la zona de Monfragüe. Nos acercamos a Torrejoncillo, para seguir hasta el cruce de Cañaveral, cruzamos la Autovía de la Plata( Cáceres lo tenemos tan solo a 65 Km.), de ahí cogemos una carretera yo creo que terciaria, no se ve a nadie y tiene bastantes curvas y jaramagos a los laterales del asfalto, apareciendo algunos baches en mitad de la carretera cuando menos te lo esperas que mas de un susto nos dan.

Llevamos ya bastante tiempo sin repostar y y veo que la aguja de mi moto se acerca a la reserva...ahora se enciende la luz...por fin un pueblo , Serradilla, preguntamos y no tienen gasolinera, nos dicen que la mas cercana está en Torrejón el Rubio a unos 19 Km., para colmo la moto me da un susto, en uno de los badenes a la salida del pueblo, se me salta la pipa de la bujía y la moto se para de repente.

A la salida del pueblo nos encontramos con uno de los brazos del tajo, hay subidas y bajadas, las bajadas las aprovecho en punto muerto para no gastar gasolina, nos cruzamos con varios vehículos clásicos( seitas, 124, 2 CV...) que vienen de algún Rally clásico. Por fin se ve Torrejón el Rubio( parque natural de Monfragüe), allí ya sobre las 18,30 paramos y echamos gasofa a las motos a la vez que descansamos el culo mientras nos tomamos un refrigerio.

Nos tenemos que aligerar si no queremos que nos coja la noche antes de llegar a Navalvillar de Pela, ya en la provincia de Badajoz, tomamos dirección a Trujillo que se encuentra a tan solo 45 Km. lo cruzamos con prisas, (una pena, pues merece la pena tomarte algo en la casa la Troya y ver la Parte antigua del pueblo de Pizarro, el conquistador de México) y pasamos por Herguijuela, Zorita, Logrosan, Cañamero y visitando rápidamente Guadalupe para al final dejar la provincia de Cáceres y entrar a Navalvillar de Pela sobre las 21,00.

En Navalvillar de Pela nos quedamos a dormir en el Hotel la Dehesa (2 estrellas y solo 26 leuros), la verdad todo un lujo, nos parecía de cuatro estrellas si lo comparábamos con el Nairobi de Valencia de Alcántara. Nos duchamos y comemos abajo en la parte que tienen de bar mientras vemos el fútbol, una ración de calamares y ora de Prueba de Cerdo extremeña, exquisitas las dos, ya cenados cogemos las motos y nos vamos a unos delos pubs del pueblo a tomar un cacharro antes de acostarnos.

Estamos en el Km. 800 mas o menos del recorrido y es lunes, ya desayunados en el bar del hotel montamos en nuestras vespas sobre las 9.00 am y cruzamos la Sierra de Pela camino del Pantano de Orellana(estamos en la zona de pantanos de Extremadura) y cruzamos el pueblo del mismo nombre para seguir hacia Campanario, donde de nuevo tomamos café. Seguimos hacia Quintana de la serena, a ambos lados de la carretera se ven canteras de granito para acabar descansando y comprar unos quesos de la Serena( tortas de la Serena) en Zalamea de la Serena. En estos momentos estamos cruzando lo que se denomina como la Siberia extremeña, una zona con abundantes colinas y llanos, muy pelada de vegetación e ideal para la cría de ovejas, que es lo único que vemos en estos andurriales.

De Zalamea de la Serenatomamos Direccion Azuaga, aquí la carretera se hace interminable, muy aburrida todo rectas, algunas de hasta 15 kms, tan solo adelantamos en unos 40 km a un tractor y a una segadora, no se ve a nadie y la carretera muy bien trazada pero como comenté anteriormente muy monótona.

De Azuaga nos dirigimos hacia malcocinado, aquí la carretera se torna sinuosa y llena de curvas hasta llegar a este pequeño pueblo, donde ya entramos en el Parque natural de la Sierra Norte de Sevilla llegando a Alanís. En este tramo las carreteras están poco transitadas y el paisaje merece la pena ser observado. En Alanís parada con cervecita y para casa...De ahí cruzamos Cazalla de la Sierra, El Pedroso, Cantillana, en estos últimos ya se nota el incremento de trafico y hay que extremar las precauciones al conducir para no tener un percance con la vespa. Sobre las 15,30 del lunes me encuentro entrando en Sevilla capital camino de mi casa en Gines, después de haberme metido para el cuerpo en la vespa cerca de 1.100 kms.